Desde SITB condenamos de manera enérgica las decisiones tomadas por nuestra Dirección en las últimas semanas, tanto los despidos como las movilidades funcionales.

Este tipo de decisiones se están convirtiendo en una costumbre desde hace unos años. Sin ir más lejos, el pasado verano ya asistimos a una serie de despidos y degradaciones de personal de Producción y Mantenimiento. Además, en los últimos días también se han producido advertencias a varios compañer@s, lo que hace suponer que este tipo de decisiones se van a seguir produciendo.

SITB tiene muy claro que, con este tipo de medidas, la Dirección solo busca instaurar una política del miedo en la plantilla, que la permita alcanzar sus objetivos.

Poco importa si estas decisiones son justas. La Empresa evidencia una vez más cuánto minusvalora a sus trabajador@s y obvia que ante todo somos personas con una vida fuera de la fábrica, que se ve truncada de la noche a la mañana con este tipo de injustas actuaciones.

Esta lamentable forma de actuar deja bien claro que estamos muy lejos de ser “ese gran lugar para trabajar” del que tanto presume nuestra Dirección.

 Independientemente de las acciones jurídicas que cada uno esté tomando, desde SITB creemos que esta forma de actuar es inaceptable e irresponsable, tanto en el fondo como en la forma y debido a las consecuencias traumáticas que conllevan, no deberían permitirse por el conjunto de la plantilla, independientemente del colectivo al que pertenezcamos.

La única manera de evitar que estas situaciones se continúen produciendo es sentirse aludidos por las mismas y empatizar con aquell@s que las sufren, tal y como ocurría en esta Empresa hace años.

Nadie estamos exentos de sufrir ésta situación y únicamente todos unidos podemos impedir que esto continúe ocurriendo.

por SITB